FRANCESCA y PAOLO. Lujuria y castigo.

Francesca da Polenta fue el nombre de soltera de Francesca da Rimini que vivió en Italia a finales del siglo XIII.  La fama de su trágica historia de amor se debe a un par de páginas, menos de veinte estrofas, del “Inferno” de Dante – que no he leído, pero supe de ella leyendo la carátula de un disco del poema sinfónico de su nombre compuesto por Tchaikovsky.  Pocas historias de amor basadas en personajes históricos han generado tanto, y tan variado arte como la de Francesca y Paolo.  Entre muchas otras, la más conocida es la escultura “El Beso” de Rodin.

Su apellido de soltera es el de su padre Guido da Polenta. La familia da Polenta se llamaba así por el nombre del castillo donde habitaban. No he podido descubrir la relación del castillo con la polenta. A Francesca la casaron por motivos políticos  con Giovanni Malatesta (mala cabeza) que era viejo, soso, feo, y frío. Ella se enamoró -y fue correspondida, de su cuñado Paolo que era joven, apuesto y ni soso ni frío. El padre de Giovanni y de Paolo era el señor feudal de Rimini.  Las relaciones amorosas de Francesca y Paolo terminaron trágicamente cuando Giovanni los sorprendió en la recámara de Francesca donde al parecer no estaban rezando el rosario; los asesinó.

El nombre polenta viene del latín puls que era un potaje espeso de cereales molidos.  En los tiempos del Imperio Romano lo llamaban pullmenton que parecía como la marca de un ungüento para dolores musculares y tal vez por eso el nombre derivó a pullenta.  La pullenta no la hacían de maíz, pues no lo había en el viejo mundo, sino con otros cereales como el centeno.

Dante encontró a los amantes en el segundo círculo del infierno donde están los lujuriosos. La palabra lujuria, del latín luxuria viene de luxos que significaba lujo y asimismo excesos en algunas cosas pero no exclusivamente “deseo excesivo del placer sexual” como en español.

Francesca le dijo a Dante que Giovanni estaba en otro círculo del infierno por haberlos asesinado. (Posiblemente en el quinto).  En el contexto del siglo XIII me asombra que Dante pusiera a Giovanni en el infierno pero me alegro mucho. Para los fundamentalistas y los machistas del siglo XXI Giovanni no merecía ningún castigo pues él obedeció la Biblia que en Levítico 20:10 ordena “..tanto el adúltero como la adúltera serán condenados a muerte.”

Si el Averno en realidad es como lo describió Dante en “Inferno” el pobre Satanás  tendrá un gran dilema cuando llegue Trump que califica plenamente para todos los círculos.  Tal vez el más adecuado sea la novena fosa del octavo círculo donde están confinados eternamente los sembradores de la discordia.

 

 

 

 

Un pensamiento en “FRANCESCA y PAOLO. Lujuria y castigo.

  1. Me encantó.. Yo leì en la preparatoria La Divina Comedia… Le recomiendo que vea la serie en Netflix llamada Lucifer. Le da otro giro a lo que nos imaginamos como el infierno. Saludos.

Responder a JustMe Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.