FLECHAS PERDIDAS

     Más me pesan mis omisiones en la vida que mis malas acciones.  Soy como un viejo arquero que examina su carcaj y, con remordimiento, nota flechas que faltan pese a no haberlas disparado; flechas perdidas en el sendero de la existencia.

     He tenido arcos y he tenido flechas pero nunca un carcaj aunque la palabra carcaj siempre me ha gustado,  tal vez porque suena relacionada con carcajada, un término  onomatopéyico sin conexión alguna con carcaj.  Por cierto, nunca había visto carcaj como carcax tal como aparece también en el diccionario de la RAE.  Tampoco sabía que tuviese dos significados de diferente origen: aljaba ajorca.

     Carcaj, en su significado de aljaba viene remotamente del persa.  Una aljaba es un carcaj y es palabra de origen árabe. Carcaj como ajorca viene del árabe jaljal – no sé cómo. De tal idioma también salió ajorca.  El diccionario de la Real Academia dice que una ajorca …es una especie de argolla…para adornar las muñecas, los brazos, o las gargantas de los pies. Todos los días se aprende algo, yo acabo de aprender que tengo tres gargantas.  Es que garganta tiene una docena de significados.

  Sigo con tósigo que significa veneno, derivada de tóxico que viene del griego toxon. Los griegos no conocían nuestra santa lengua y por eso tenían que usar esa  palabra tan fea para referirse al arco de tirar flechas. Sus arqueros eran muy arteros pues envenenaban sus flechas – posiblemente  con ricino,  pero no con jugo de yuca cruda como mis paisanos taínos del Caribe. Si he de morir de un flechazo emponzoñado prefiero que lo sea con yuca cruda, la yuca – cocinada,  es muy sabrosa mientras que el aceite de ricino es un purgante desagradable.

     De toxon salieron muchas palabras, una de tantas es atosigar, que es una manera más elegante de decir envenenar. Envenenar es una práctica nada recomendable aunque usted sea descendiente directo de Lucrecia Borgia.  Atosigar es mejor conocida,  y menos letal, como “fatigar u oprimir a alguien dándole mucha prisa para que haga algo.”  Esa manera de atosigar, aunque desagradable, es preferible a envenenar o a ser envenenado.

      En inglés quiver significa temblar y los etimólogos no saben de donde salió la palabra. Deben ser muy borricos pues quiver también significa carcaj y es muy razonable si lo amenazan con un flechazo que uno tiemble.  Algunos dicen que quiver viene del latín medieval cucura.  Otros dicen que viene del idioma de los Hunos.  Parece que ni los unos ni los otros saben.  No importa, lo que importa en la vida es que cuando su carcaj esté vacío que sea porque disparó todas sus flechas.

      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.