Jonas Jettisonado

                              En la Biblia la historia de Jonás es un relato absurdo de un par de páginas sobre un personaje  menor también mencionado en dos líneas del Libro Segundo de Los Reyes 14:25 por eso es sorprendente que Miguel Angel lo haya pintado en el techo de la Capilla Sixtina nada menos que sobre el altar mayor además mostrando el urológico detalle de su miembro viril siendo contemplado por un ángel con la mirada fija en tal área anatómica del profeta – con curiosidad o envidia, ya que los ángeles siendo espíritus puros carecen de ese  masculino apéndice.

                                  Según la Biblia, Yavé ordenó a Jonás que fuera a predicar a Nínive pero Jonás compró pasaje en una nave que iba en dirección contraria,  hacia lo que es hoy España.  Yavé montó en cólera y lanzó una gran tormenta contra el navío.  La tripulación arrojó carga por la borda para aligerar la embarcación.  (Tal maniobra se llama jettison en inglés, mal traducida a nuestra santa lengua como alijar echazón que no expresan específicamente el concepto de jettison).  Como se diría en hebreo  lo sabría el capitán del barco pero cuando Jonás  confesó haber desobedecido la divina orden lo jettisonaron y se calmó el temporal.

                                     Pero Yavé lo tenía todo previsto, un gran pez se traga a Jonás sin masticarlo y el infeliz profeta permanece tres días y tres noches nadando en los ácidos estomacales del pez hasta que fuera vomitado medio digerido en tierra seca. Por fin Jonás obedece y camina hacia Nínive a donde entra gritando si no se arrepienten la ciudad será destruída. Asombrosamente le hacen caso pese a que les hablaba en hebreo y los ninivitas hablaban asirio, estaba sucio de vómito y hedía a pescado.  La Biblia no indica que se haya bañado antes de entrar vociferante en la ciudad.

                                              Misión cumplida, Jonás se acuesta a dormir bajo una planta que creció milagrosamente para darle sombra.  San Jerónimo en su Vulgata tradujo el nombre de tal planta como hiedra lo cual provocó un motín cuando fue leída por primera vez durante una misa en Trípoli causando gran enojo al obispo local, el famoso San  Agustín, quien escribió una airada misiva a Jerónimo pues las traducciones anteriores a la Vulgata describían la planta como de calabaza vinatera, una planta similar a la que en Cuba llamamos güira, en México denominan jícaro o acocote y en el cono sur de Sud-América es conocida como mate cuyo nombre mati , de origen quechua dió su nombre a la bebida. Muchas Biblias modernas dicen que la planta era un ricino.

                                         Jerónimo, traductor de extraordinario talento, admitió desconocer la traducción correcta de la palabra hebrea qiqqayon.  Yo, que tampoco la se, si hubiera vivido en Trípoli entonces me hubiese unido al motín pues odio la hiedra de mi traspatio y aún más el aceite de ricino, nauseabundo purgante que varias veces me atormentó en mi infancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .