LA PERMANENCIA DEL CAMBIO

             Dicen que el príncipe Harry ha cambiado desde su boda. Eso no es noticia,  todos los seres vivientes hemos cambiado desde su matrimonio.  Ni nuestros huesos son iguales desde entonces.

              A Heráclito de Éfeso le decían El Oscuro porque nadie entendía lo que decía. La única que conozco de sus frases es  Nadie se baña dos veces en el mismo río ni se toca dos veces al mismo ser mortal.  Yo nunca me he bañado en un río pero la idea es que todo cambia, sobretodo las palabras y sus significados.  Un buen ejemplo es la palabra adefesio procedente de la Carta de San Pablo a los efesios, Ad Ephesios.  Segûn Corominas,  Pablo consideró que era perder el tiempo predicarle a los efesios quienes por poco lo matan.  Paulatinamente el paulino título cambió de inutilidad a fealdad.

               Parte de esa epístola se convirtió en componente esencial y venerable del rito matrimonial. Posiblemente se la leyeron a Harry. No estoy seguro por un par de razones:  Hay muchos que comparten la opinión de Miguel de Unamuno de que la susodicha carta es un adefesio porque sus consejos a los contrayentes son “anacrónicos,  totalmente ridículos y demasiado rígidos.”  Segundo,  hay expertos que sostienen que tal documento no fue de la pluma de Pablo.  Hasta las verdades  evangélicas cambian.

                   Estás igualito es una frecuente mentira piadosa que  a los viejos nos dicen buenos amigos al vernos después de muchos años.No es cierto,  yo no era el adefesio que soy ahora.  Todos los componentes de mi cuerpo son estructural y estéticamente diferentes a los que tenía cuando me leyeron la dichosa epístola hace 60 años.   Yo soy  como muchos automóviles que anuncian en Revolico  la página de internet cubana :  Chevrolet 56 con motor Nissan, transmisión Toyota, frenos Peugeot, diferencial Fiat …  Esos coches,  como el mítico barco de Teseo han cambiado totalmente y ni Heráclito pudiera decir que son aún  Chevrolets.

                    Revolico es un cubanismo para revuelo,  turbación, o agitación  parecido al mexicanismo revoleo que significa desorden. Tal vez sólo en Tabasco se use la palabra adifeses  que significa expresarse de manera inopinada,  sin orden ni buen concierto.  Un verdadero revolico tal vez pariente de adefesio aunque en etimología  no siempre lo que parece es.  Remito la pregunta a “Cápsulas de Lengua” del muy docto Arturo Ortega Durán si bien el origen de tal vocablo puede que sea tan oscuro como Heráclito.

 

POSPONGA SU ENTIERRO

                 Para aumentar su vocabulario el no dejar nunca una palabra desconocida atrás es el mejor sistema teniendo en cuenta que un diccionario es una vía y no el final.  Hay que seguir la historia del vocablo hasta donde se pueda:

              Recientemente me encontré la palabra eritrocito.  El diccionario dice que un eritrocito es un hematíe.  Entonces busco hematíe y me dice que es un eritrocito.  Afortunadamente en la misma página está la palabra eritro y  dice que significa rojo y que los eritrocitos son simplemente glóbulos rojos.  Sin embargo,  un diccionario médico  dice que los “eritrocitos son células esenciales producidas por la médula ósea.” Si me hubiera limitado al diccionario médico todavía estaría perdido. Los diccionarios frecuentemente prefieren la erudición a la claridad.

                   Si su sangre tiene insuficientes eritrocitos usted padece de eritrocipenia que es un nombre complicado para cobrarle más por el tratamiento.  Si tiene demasiados eritrocitos su diagnóstico es eritrocitosis pero le cobran lo mismo.  El prefijo eri viene del griego erythros que significa rojo.  Supongo que como Eritrea está junto al Mar Rojo le pusieron ese nombre y tal vez el nombre de Erik el Rojo era una redundancia.

                   Pero el problema peor de la eritrocipenia es el sufijo penia.  Penia viene del griego penia  que significa falta, deficiencia. No importa su origen, todas las penias son penosas.  La osteopenia es la deficiencia de densidad mineral en los huesos que frecuentemente degenera en osteoporosis. Otra enfermedad que si no la tiene ya probablemente la  tendrå en el futuro es la sarcopenia, la pérdida de masa muscular que comienza alrededor de los 40 y se va  empeorando con la marcha del tiempo culminando en una ancianidad frágil, débil y sobretodo bastante evitable.  Sarco significa carne y la sarcopenia puede llevarlo prematuramente al sarcófago. ¿Qué hace sarco en sarcófago? Lo mismo, significa carne y fago, del griego phagein quiere decir comer.  Es que los griegos creían que los sepulcros de piedra caliza era necrófagos, se comían los muertos.

                     Los árabes, que no creían tal cuento, usaban la palabra attabut que significaba caja de donde viene la palabra ataúd de nuestra santa lengua.  Attabut venía del arameo tebuta lo cual parece lógico porque en un tebuta te botan.  En inglés ataúd se dice coffin que viene del griego kofinos  que significa cesta. Al muerto no le molesta que lo metan en ataúd o en una cesta o que despidan el duelo en arameo.  Pero si usted no quiere que lo empaqueten prematuramente; si quiere retardar y hasta evitar la sarcopenia  y la osteopenia y posiblemente tener una vejez briosa,  maravillosa es la píldora  llamada ejercicio.  Para la calvicie peluca, para las canas tinte y para la vitalidad las pesas y los pasos. Muévase que el reposo mata.

 

 

                   

 

 

 

 

SINIESTRO EN NOCHEBUENA

                      Por razones de seguridad  Fidel Castro dormía en diferentes casas todas las noches.  En una de sus casas yo hice un nacimiento en 1958.  Allí vivía entonces una familia super-rica.  Era un sitio como los que llaman en inglés  un compound.  Los super-ricos ya no se conforman con palacios o mansiones,  ahora  viven en compounds.  Es una palabra de origen malayo, kampong originalmente.  Nuestra santa lengua no tiene, que yo sepa, una palabra precisa para tal concepto.  Creo que se diría “complejo de edificios” muy apropiada como residencia de los que tienen complejo de grandeza.

                        Mi contacto para hacer el trabajo navideño fue porque la dueña de dicho sitio viajaba al extranjero a comprar sus regalos de Navidad y una tía mía se los envolvía y le cobraba $2.00 por paquete.  Eso cuando en Cuba entonces un expresso costaba cinco centavos. Yo era un estudiante y me ganaba un dinerito pascual haciendo nacimientos en casas particulares.  Me pidieron que también hiciera el ârbol de Navidad y desafortunadamente aceptê.

                   En el compound habían por lo menos dos edificios.  Uno la residencia principal y otro para los sirvientes que eran más de veinte. Mis almuerzos y otras necesidades biológicas tenían lugar en las facilidades de la servidumbre. Mis tratos fueron solamente con el mayordomo pues la señora ni me saludaba.

                                Tuve la desdichada idea de poner solamente luces en el arbolito usando bombillos azules de diferentes tamaños en vez de adornos,puse más bombillos de la cuenta y quedó lindo pero técnicamente desastroso,  provocó un siniestro.

                                   Dice el Credo que Jesucristo está sentado a la diestra de Dios Padre pero no menciona que haya alguien  sentado a su siniestra y es porque sería  siniestro decirlo.  Que la palabra siniestra sea siniestra denota prejuicio contra los zurdos lo cual está mal hasta en el paraíso.

                                  La palabra siniestro  significaba originalmente en latín buena suerte, futuro favorable pero cambió totalmente por la perniciosa influencia del griego.  Yo tengo prejuicio etimológico contra el griego pues usa palabras raras e impronunciables y ni siquiera se escriben con alfabeto normal como mandan la fe y las buenas costumbres.

                                       Yo pensaba que gracias a ese trabajo me iba a convertir en el artista navideño favorito de la aristocracia cubana pero mi estrella de Belén se esfumó literalmente y precisamente en Nochebuena cuando mi sensacional arbolito fue pasto de las llamas,  un siniestro causado por mi impericia eléctrica.  Mi padre contestó la airada llamada telefónica:

                                             –   El arbolito que diseñó su hijo se ha incendiado.

     – Señora, mi hijo es artista, no es bombero, llame a los bomberos.

                                               Una semana más tarde triunfó la revolución.  Yo pienso que poco después mi clienta pasó al exilio y su lujoso compound pasó a manos de Fidel.

 

 

 

 

 

 

 

MANZANAS, LUCIFER Y FOSFORO

                            Una manzana con una mordida es el emblema de la empresa Apple.  Otra manzana, pero con dos mordidas supuestamente fue el origen  del infortunio humano. La Biblia no dice el nombre del fruto prohibido del árbol de la ciencia del bien (bonum) y del mal  (malum) pero como malum significa también manzana en latín muchos creen que lo que mordieron Adán y Eva fue una manzana.

                          Hay otras manzanas mitológicas. La de oro de la discordia del Juicio de Paris y las manzanas doradas de las Hespérides robadas por Hércules.  Del jardín de las Hespérides la diosa Eris obtuvo la manzana de la discordia.

                                Como las legendarias Hespérides eran hijas de Hesperius, el nombre de la estrella vespertina, es que podemos hablar de Lucifer, la estrella matutina.  Algunos antiguos creían que eran dos astros diferentes.  Era el mismo planeta Venus al cual los romanos nombraban Lucifer.  Los griegos que siempre usaban nombres más feos le decían Phosphorus que es el origen de la palabra fósforo en nuestra santa lengua.  El significado de ambos nombres es el mismo phos+phorus  y  luci+fer.  Phos significa luz y phorus portador.  Luci, claro está, quiere decir luz.  Fer es un fértil elemento latino que significa portar  presente en docenas de palabras en inglés y en español.

                                 San Jerónimo fue un extraordinario traductor del griego y del latín pero su hebreo no era nada del otro mundo y cuando en la Vulgata tradujo directamente del hebreo al latín el Capítulo 14 de Isaías  la palabra hebrea HELEL la tradujo como Lucifer.  Tal palabra aparece solamente una vez en toda la Biblia y es por tanto muy difîcil determinar su significado pero los expertos saben que no es el nombre de una estrella sino un adjetivo que significa brillante.  Así lo traducen las biblias modernas.

                                         Además, el Capítulo 14 es claramente sobre un rey de Babilonia sin nada que ver con la expulsión de Satán a los infiernos. Si bien es cierto que San Jerónimo creó a Lucifer como príncipe de los demonios, Milton en su “Paraíso Perdido” lo hizo popular y de paso acuñó una nueva palabra pandemonio.

                                     Tal vez todas las manzanas de que hemos hablado fueron otras frutas pero les puedo asegurar que no fueron cocos.

 

 

 

FISONOMIA & VENEROS

         Aunque un venero no tenga fisonomÍa, etimológicamente, la fisonomía tiene un venero. Venero viene de vena como sabe todo el mundo pero el otro venero, viene de venerar o venerari, como decían los romanos.  Por eso es posible venerar a un venero ya que un venero es un manantial. No me acuerdo de ninguno en este momento pero siempre han habido manantiales venerables.  Lo que yo acabo de aprender es que un venero es también “la raya o línea horaria en los relojes de sol.”  Lo que pasa es que el nombre culto del venero es gnomon que le dieron los griegos, incultos que eran, porque ignoraban nuestra venerable lengua. No entiendo porqué ya que gnomon significaba intérprete. Me llena de orgullo aprender ahora que he sido un gnomon por 20 años.

              La fisonomía siempre la conocí como fisionomía y ahora me entero que tal palabra ya no se usa mucho. Es un problema léxico de ser un anciano venerable. Pero viene del griego vía latín, physiognomia  que resulta en inglés physiognomy  la cual lamento informarle no significa exactamente fisonomía que es “el aspecto particular del rostro de una persona”  y el “aspecto exterior de una cosa.”   En inglés  además es la técnica de descubrir el temperamento y carácter de una persona por la apariencia de su cara.  Los griegos trataban de adivinar el carácter de una persona observando primariamente la frente. Eso me parece una idiotez pero aún peor era el otro nombre que daban a tal arte, metoposcopy, palabra que no sirve para nada en inglés y ni siquiera existe en español.  Era similar a la frenología,  en inglés phrenology, que pretendía determinar las facultades psíquicas estudiando el relieve del cráneo.  Bueno, la cara puede que sea el espejo del alma pero los chichones no dicen mucho.

                     Desgraciadamente la frenología se consideraba ciencia en los siglos 18 y 19 y hubo un caso famoso de un juez que dijo al acusado, “después de verte la cara y de haber examinado to cráneo no te condeno a la prisión sino a la horca.”  Al pobre hombre lo ajusticiaron por feo.

                    Algo ha avanzado el derecho penal aunque en muchos países todavía el color de la piel influencia las sentencias.

 

EL MEZQUINO Y SUS SECUACES

Que el poder corrompe no cabe duda pero hay poderosos, como al que nos referimos hoy,  que nacen corruptos por venir de estirpes mezquinas.

La palabra mezquino ha existido en español por siglos.  Viene del árabe hispánico  miskin que significaba pobre, indigente. La más antigua referencia conocida es del año 1200 CE que incluye la oración  “aunque tú fueres tan rico ahora eres mezquino.”  En español, mezquino tiene varios significados que aplican perfectamente a un poderoso y acaudalado infame con cuyo nombre no quiero ensuciar esta página.  Significa tacaño, falto de generosidad , de nobleza de espíritu y pequeño, diminuto.

En inglés traducen mezquino como mean, mean spirited,  small minded,  and peevish todas las cuales describen perfectamente a tal individuo.

A juzgar por casi un centenar de pleitos en su contra por no pagar a sus acreedores,  es un tacaño consumado que repetida y públicamente ha alardeado de su falta de generosidad y de nobleza de espíritu.

La definición de pequeño y diminuto le corresponde debido a una parte privada de su anatomía.  Naturalmente no me consta,  me remito al testimonio de una persona ducha en tales cuestiones que afirma haberla visto y experimentado.

En algunos países un mezquino es también una verruga viral contagiosa.  Verruga viene del latín verruca. A otro tipo de verruga no tan dañina los médicos denominan verruca vulgaris.  El no mencionado señor claramente es una verruga de ambas clases pues presume de una vulgaridad indigna de su cargo.  Muy a propósito,  en México llaman verruga a una persona molesta de quien es difícil librarse.

Desgraciadamente,  ese mezquino ser tiene cómplices y secuaces.  El adjetivo despectivo secuaz,  del latín sequac,  se refiere a seguidores que responden a manipulación y control. Secuaz,  un término inherentemente peyorativo,  corresponde a los que siguen a un hombre o partido sin lógica o por motivos nefarios.

En honor a la verdad, no todos sus partidarios son secuaces,  muchos tiene que consideran sinceramente que a pesar de sus enormes defectos algunas de sus políticas pueden resultar beneficiosas a la nación.

EMOLUMENTOS Y SACRAMENTOS

                 La relación entre emolumentos y sacramentos es claramente el sufijo mentos del latín mentum que significa primariamente barbilla o mentón lo cual parece bien raro en lo que respecta a tales palabras. Mentón entró en nuestra santa lengua a través del francés pero eso no es el problema, el asunto es que  mentum tiene un sentido adicional del que hablaremos más adelante.

                      Emolumento es la remuneración adicional que corresponde a un cargo o empleo. No es una palabra muy común pero se ha hecho un poco popular pues una de las múltiples acusaciones contra el presidente Trump es la violación de la llamada cláusula de los emolumentos de la constitución americana pues dicen que el presidente ha recibido  ingresos aparte de su salario que no estaban en el programa.  Emolumento viene del latín emolumentum resultante de emolo más mentum y se refería a “ventajas y lucro relacionados principalmente con beneficios hereditarios.” Aparentemente la palabra se originó como el nombre de los ingresos de los molineros por sus moliendas. El verbo molere quiere decir moler y si usted no lo cree lo siento mucho pero así es.

               Sabemos que los clérigos obtienen beneficios económicos al administrar sacramentos a los creyentes, o sea que reciben emolumentos pero no es por eso que les dieron el nombre sino porque la segunda definición de mentum es “ayudar a alguien a salir de dificultades” beneficio que según la iglesia católica confieren sus sacramentos.  Me imagino que los molineros ayudaban a los cosecheros a resolver las dificultades de moler sus granos.

                        Afortunadamente en español tenemos una palabra específica para expresar la ganancia de un molinero que es maquila  del árabe makila, medida.  Ese es el origen de la palabra maquiladora de las industrias de ensamblaje tan comunes en nuestros países. Tal vez makila no expresa con exactitud lo que hacen en las maquiladoras pero es mucho mejor que si les hubieran puesto el nombre de emolumentadoras.