JETISONEMOS A PINOCHO

                         Jettison es una anciana palabra del Derecho MarÍtimo inglés que significa el acto de echar al mar parte del cargamento para tratar de salvar el barco y al resto de su carga durante una tormenta.  Es un sacrificio compartido necesitado por un peligro amenazante al interés general. No conozco una palabra en español que exprese el significado original especial y específico de jettison.  La he visto usada metafôricamente tanto en inglés como en español. La palabra viene del latín iactatio vía el francés “getaisson”  que parece la marca de un producto anticonceptivo.

                        Esos romanos no tenían como tiene nuestra santa lengua la letra “j” tan útil para expresar conceptos sublimes en nuestro sacrosanto idioma.  Los romanos usaban la “i” como vocal y como consonante lo cual era una malsonante atrocidad contra la moral y las buenas costumbres pero con la “i” iodieron muchos territorios. Por eso Julio César que regresaba de ioder a los galos y se preparaba para ioder la república romana dijo lo de “Alea iacta est”  aunque algunos testigos presenciales dicen que no dijo tal cosa  sino que después de comerse un pan con jalea de membrillo pronunció insolentemente lo siguiente : “A cruzar el Rubicón y el que no sepa nadar que se ioda.”

                     Nuestra palabra jactar viene del latín iactäre y la define el diccionario de la RAE como Dicho de una persona; Alabarse excesiva y presuntuosamente, con fundamento o sin él y aun de acciones criminales o vergonzosas.  Tal definición, aplica como anillo al dedo a un aprendiz de César mediocre, mendaz y mezquino que está iodiendo a una gran república.

                  Me imagino que cuando César llegó a Roma Cicerón le dijo a su amigo Atticus, A ti  no te importa pero estamos muy iodidos.  Igual que nosotros hasta que en los próximos comicios jetisonemos a Pinocho.

Trump, Sicofanta or Sycophant?

                             La palabra sicofanta,  masculina en español, también puede escribirse sicofante,  que suena mejor. son palabras  del griego sycon fig+phantes revelar. Hay una hipótesis que originalmente se aplicaba a quienes delataban a los exportadores ilegales de higos.  De ser cierto tal origen,  no aplicaría a Trump quien si hubiera vivido entonces en la Grecia antigua hubiera favorecido a los exportadores clandestinos.

                                  La palabra entró en nuestra lengua sacrosanta a través del latín pues del griego directamente no hubiésemos podido pronunciarla ni leerla. Sycophanta no es problema y significa “alguien que se aprovecha de la credulidad ajena, un estafador, un impostor.”  Si Trump hubiera vivido en la Roma de Neròn su nombre podría haber sido Gaius Donaldus Trumpus Sycophantor, y Petronio le hubiera dedicado un pequeño papel en “El Banquete de Trimalción” ya que Trimalción era un personaje de carácter ostentoso y por tanto muy trumpiano.

                                     La RAE solamente define sicofanta  como impostor,calumniador. En el idioma inglés en cambio hay tres definiciones.  La tercera, que dicen que es obsoleta, (no debería serlo) es “mentiroso, embaucador.”   La primera es difamador y la segunda es “un servil adulador interesado.”  Nuestro presidente que famosamente se auto-adula está rodeado de sycophants.

Lo siento mucho pero como humilde lexicófilo no tengo la capacidad semántica para decidir si el presidente puede ser descrito en griego, en latín, en español, en inglés (obsoleto o actual), en todos esos idiomas, o en ninguno de ellos. Como dijo no sé quién,  pero alguien lo dijo No me preguntes a mi que soy un ignorante,  doctores tiene la iglesia que te podrán responder.

 

COLUDIR NO ES COSA DE JUEGO

Aunque no sé latín me encanta ese idioma.  Las lenguas son casi como la comida:  no es necesario saber cocinar para disfrutar un buen arroz con pollo.  El latín es la madre de nuestra santa lengua y madrastra del inglés.

El término ludo (ludus) tiene varios significados en latín y de él derivaron muchas palabras en latín y después en español y en inglés. Ludo es juego, juegos de azar, deportes, y diversiones amorosas.

El diccionario de la Real Academia contiene ludir definido como “frotar, restregar, rozar algo con otra cosa”  pero castamente ignora otro significado: “retozar amorosamente, yacer carnalmente.”  La Real Academia cuyo lema es “Limpia, Fija y da Esplendor” incluye en su benemérito mataburros la palabra ludión.  No sea mal pensado – aunque derivado de ludo,  no tiene nada que ver con ludir, pues es un instrumento,  originalmente de ciencia pero ahora un juguete para explicar los principios de Arquímedes y de Pascal (que no explico porque no los entiendo).

Trágicamente, la palabra latina ludibundus no tiene equivalente ni en español ni en inglés. Significa “estar divertido, sin preocupaciones, sin dificultades, o con deseos de yacer carnalmente.”  Yo exijo a la Real Academia que para dar más esplendor a nuestra sacra lengua inmediatamente incorpore el vocablo ludibundo a nuestro léxico.

Hay muchas palabras relacionadas con ludo entre otras, aludir, eludir, y preludio con significados de menor importancia pero hay dos muy problemáticas.  La primera es ludopatía que es “la adicción patológica a los juegos de azar y a las apuestas.” Ya sabemos lo que es ludo y patía es enfermedad.

La otra,  desgraciadamente de mucha actualidad,  es algo que no es un juego. Coludir – en inglés to collude, significa cometer actos de colusión – en inglés collusion,  definidos en ambas lenguas como “actos ilícitos en daño a terceros.”  Colusión no es palabra muy usada en español, usamos más asociación ilícita, complot, conjura, conspiración, y contubernio.

Se cree con extraordinaria evidencia -por el momento circunstancial, que el presidente de los EEUU  coludió con el mortífero dictador ruso en actos ilìcitos en daño a terceros, en este caso a la entera nación americana.  El presidente, por supuesto, lo niega,  pero carente como lo es de todas las virtudes teologales, su veracidad es muy de dudar.

LA PERMANENCIA DEL CAMBIO

             Dicen que el príncipe Harry ha cambiado desde su boda. Eso no es noticia,  todos los seres vivientes hemos cambiado desde su matrimonio.  Ni nuestros huesos son iguales desde entonces.

              A Heráclito de Éfeso le decían El Oscuro porque nadie entendía lo que decía. La única que conozco de sus frases es  Nadie se baña dos veces en el mismo río ni se toca dos veces al mismo ser mortal.  Yo nunca me he bañado en un río pero la idea es que todo cambia, sobretodo las palabras y sus significados.  Un buen ejemplo es la palabra adefesio procedente de la Carta de San Pablo a los efesios, Ad Ephesios.  Segûn Corominas,  Pablo consideró que era perder el tiempo predicarle a los efesios quienes por poco lo matan.  Paulatinamente el paulino título cambió de inutilidad a fealdad.

               Parte de esa epístola se convirtió en componente esencial y venerable del rito matrimonial. Posiblemente se la leyeron a Harry. No estoy seguro por un par de razones:  Hay muchos que comparten la opinión de Miguel de Unamuno de que la susodicha carta es un adefesio porque sus consejos a los contrayentes son “anacrónicos,  totalmente ridículos y demasiado rígidos.”  Segundo,  hay expertos que sostienen que tal documento no fue de la pluma de Pablo.  Hasta las verdades  evangélicas cambian.

                   Estás igualito es una frecuente mentira piadosa que  a los viejos nos dicen buenos amigos al vernos después de muchos años. No es cierto, a los 20 años yo no era el adefesio que soy ahora.  Todos los componentes de mi cuerpo son estructural y estéticamente diferentes a los que tenía cuando me leyeron la dichosa epístola hace 60 años.   Yo soy igual ahora a muchos automóviles que anuncian en Revolico  la página de internet cubana :  Chevrolet 56 con motor Nissan, transmisión Toyota, frenos Peugeot, diferencial Fiat …  Esos coches,  como el mítico barco de Teseo han cambiado totalmente y ni Heráclito pudiera decir que son aún  Chevrolets.

                    Revolico es un cubanismo para revuelo,  turbación, o agitación  parecido al mexicanismo revoleo que significa desorden. Tal vez sólo en Tabasco se use la palabra adifeses  que significa expresarse de manera inopinada,  sin orden ni buen concierto.  Un verdadero revolico tal vez pariente de adefesio aunque en etimología  no siempre lo que parece es.  Remito la pregunta a “Cápsulas de Lengua” del muy docto Arturo Ortega Durán si bien el origen de tal vocablo puede que sea tan oscuro como Heráclito.

 

SINIESTRO EN NOCHEBUENA

                      Por razones de seguridad  Fidel Castro dormía en diferentes casas todas las noches.  En una de sus casas yo hice un nacimiento en 1958.  Allí vivía entonces una familia super-rica.  Era un sitio como los que llaman en inglés  un compound.  Los super-ricos ya no se conforman con palacios o mansiones,  ahora  viven en compounds.  Es una palabra de origen malayo, kampong originalmente.  Nuestra santa lengua no tiene, que yo sepa, una palabra precisa para tal concepto.  Creo que se diría “complejo de edificios” muy apropiada como residencia de los que tienen complejo de grandeza.

                        Mi contacto para hacer el trabajo navideño fue porque la dueña de dicho sitio viajaba al extranjero a comprar sus regalos de Navidad y una tía mía se los envolvía y le cobraba $2.00 por paquete.  Eso cuando en Cuba entonces un expresso costaba cinco centavos. Yo era un estudiante y me ganaba un dinerito pascual haciendo nacimientos en casas particulares.  Me pidieron que también hiciera el ârbol de Navidad y desafortunadamente aceptê.

                   En el compound habían por lo menos dos edificios.  Uno la residencia principal y otro para los sirvientes que eran más de veinte. Mis almuerzos y otras necesidades biológicas tenían lugar en las facilidades de la servidumbre. Mis tratos fueron solamente con el mayordomo pues la señora ni me saludaba.

                                Tuve la desdichada idea de poner solamente luces en el arbolito usando bombillos azules de diferentes tamaños en vez de adornos,puse más bombillos de la cuenta y quedó lindo pero técnicamente desastroso,  provocó un siniestro.

                                   Dice el Credo que Jesucristo está sentado a la diestra de Dios Padre pero no menciona que haya alguien  sentado a su siniestra y es porque sería  siniestro decirlo.  Que la palabra siniestra sea siniestra denota prejuicio contra los zurdos lo cual está mal hasta en el paraíso.

                                  La palabra siniestro  significaba originalmente en latín buena suerte, futuro favorable pero cambió totalmente por la perniciosa influencia del griego.  Yo tengo prejuicio etimológico contra el griego pues usa palabras raras e impronunciables y ni siquiera se escriben con alfabeto normal como mandan la fe y las buenas costumbres.

                                       Yo pensaba que gracias a ese trabajo me iba a convertir en el artista navideño favorito de la aristocracia cubana pero mi estrella de Belén se esfumó literalmente y precisamente en Nochebuena cuando mi sensacional arbolito fue pasto de las llamas,  un siniestro causado por mi impericia eléctrica.  Mi padre contestó la airada llamada telefónica:

                                             –   El arbolito que diseñó su hijo se ha incendiado.

     – Señora, mi hijo es artista, no es bombero, llame a los bomberos.

                                               Una semana más tarde triunfó la revolución.  Yo pienso que poco después mi clienta pasó al exilio y su lujoso compound pasó a manos de Fidel.

 

 

 

 

 

 

 

MANZANAS, LUCIFER Y FOSFORO

                            Una manzana con una mordida es el emblema de la empresa Apple.  Otra manzana, pero con dos mordidas supuestamente fue el origen  del infortunio humano. La Biblia no dice el nombre del fruto prohibido del árbol de la ciencia del bien (bonum) y del mal  (malum) pero como malum significa también manzana en latín muchos creen que lo que mordieron Adán y Eva fue una manzana.

                          Hay otras manzanas mitológicas. La de oro de la discordia del Juicio de Paris y las manzanas doradas de las Hespérides robadas por Hércules.  Del jardín de las Hespérides la diosa Eris obtuvo la manzana de la discordia.

                                Como las legendarias Hespérides eran hijas de Hesperius, el nombre de la estrella vespertina, es que podemos hablar de Lucifer, la estrella matutina.  Algunos antiguos creían que eran dos astros diferentes.  Era el mismo planeta Venus al cual los romanos nombraban Lucifer.  Los griegos que siempre usaban nombres más feos le decían Phosphorus que es el origen de la palabra fósforo en nuestra santa lengua.  El significado de ambos nombres es el mismo phos+phorus  y  luci+fer.  Phos significa luz y phorus portador.  Luci, claro está, quiere decir luz.  Fer es un fértil elemento latino que significa portar  presente en docenas de palabras en inglés y en español.

                                 San Jerónimo fue un extraordinario traductor del griego y del latín pero su hebreo no era nada del otro mundo y cuando en la Vulgata tradujo directamente del hebreo al latín el Capítulo 14 de Isaías  la palabra hebrea HELEL la tradujo como Lucifer.  Tal palabra aparece solamente una vez en toda la Biblia y es por tanto muy difîcil determinar su significado pero los expertos saben que no es el nombre de una estrella sino un adjetivo que significa brillante.  Así lo traducen las biblias modernas.

                                         Además, el Capítulo 14 es claramente sobre un rey de Babilonia sin nada que ver con la expulsión de Satán a los infiernos. Si bien es cierto que San Jerónimo creó a Lucifer como príncipe de los demonios, Milton en su “Paraíso Perdido” lo hizo popular y de paso acuñó una nueva palabra pandemonio.

                                     Tal vez todas las manzanas de que hemos hablado fueron otras frutas pero les puedo asegurar que no fueron cocos.

 

 

 

FISONOMIA & VENEROS

         Aunque un venero no tenga fisonomÍa, etimológicamente, la fisonomía tiene un venero. Venero viene de vena como sabe todo el mundo pero el otro venero, viene de venerar o venerari, como decían los romanos.  Por eso es posible venerar a un venero ya que un venero es un manantial. No me acuerdo de ninguno en este momento pero siempre han habido manantiales venerables.  Lo que yo acabo de aprender es que un venero es también “la raya o línea horaria en los relojes de sol.”  Lo que pasa es que el nombre culto del venero es gnomon que le dieron los griegos, incultos que eran, porque ignoraban nuestra venerable lengua. No entiendo porqué ya que gnomon significaba intérprete. Me llena de orgullo aprender ahora que he sido un gnomon por 20 años.

              La fisonomía siempre la conocí como fisionomía y ahora me entero que tal palabra ya no se usa mucho. Es un problema léxico de ser un anciano venerable. Pero viene del griego vía latín, physiognomia  que resulta en inglés physiognomy  la cual lamento informarle no significa exactamente fisonomía que es “el aspecto particular del rostro de una persona”  y el “aspecto exterior de una cosa.”   En inglés  además es la técnica de descubrir el temperamento y carácter de una persona por la apariencia de su cara.  Los griegos trataban de adivinar el carácter de una persona observando primariamente la frente. Eso me parece una idiotez pero aún peor era el otro nombre que daban a tal arte, metoposcopy, palabra que no sirve para nada en inglés y ni siquiera existe en español.  Era similar a la frenología,  en inglés phrenology, que pretendía determinar las facultades psíquicas estudiando el relieve del cráneo.  Bueno, la cara puede que sea el espejo del alma pero los chichones no dicen mucho.

                     Desgraciadamente la frenología se consideraba ciencia en los siglos 18 y 19 y hubo un caso famoso de un juez que dijo al acusado, “después de verte la cara y de haber examinado tu cráneo no te condeno a la prisión sino a la horca.”  Al pobre hombre lo ajusticiaron por feo.

                    Algo ha avanzado el derecho penal aunque en muchos países todavía el color de la piel influencia las sentencias.