Publicanos y re-public-anos

         Los judíos odiaban a los publicanos y criticaban a Cristo por juntarse con ellos.  Eran dignos de odio porque eran arrendadores de impuestos, le compraban al imperio el derecho a cobrarlos y entonces le sacaban al pueblo todo lo que podían por arriba de lo que debían.  Los publicanos de que habla el Evangelio eran realmente empleados de las “publicani”  grandes empresas usureras que además prestaban dinero.

         Las “publicani” eran tan horribles que hasta nada menos que el maldito de Nerón tuvo que actuar contra ellas para controlar la desmedida avaricia de tales empresas. Eso fue algo que Trump jamás hubiera hecho al ser exactamente contrario a lo que siempre hacen los republicanos que rebajan los impuestos de los ricos y reducen la ayuda a los pobres.  Eran tan re-malas como los corifeos republicanos que apoyan al codicioso de Trump quien ni siquiera sabe tocar el harpa y ha hecho más daño al país y al mundo que Nerón en su día.

             Noam Chomsky ha dicho – muy apropiadamente, que el partido republicano es la organización más dañina en la historia de la humanidad por lo cual llamarlos re-publicanos es insuficiente. Pinocho y sus cómplices más apropiadamente deben ser denominados requete-publicanos o aún mejor, anos públicos.

 

SANGRE POETICA

          Ahora sé lo que es amor a primera vista; en cuanto la vi me enamoré.  Hematopoética,  así era ella. Asumí que su nombre significaba sangre poética y pensé que definía magistralmente nuestra cultura;  llevamos la poesía en nuestra sangre,  lo prueban excelsos poetas y poetisas habidas y por haber en nuestra lengua.

                  El prefijo hemato lo conozco bien.  Recientemente tuve una caída que me dejó con hematomas desde el dedo gordo del pie izquierdo hasta mi amplia frente.  La parte poética no requiere definición.

                  Pero poco dura la alegría en casa de un filólogo diletante: el diccionario en línea de la RAE me golpeó entre ceja y ceja con la cruda realidad, esa palabra no existe.  Mi ilusión fue resultado de una inmunda bestia del funesto necrocomio de la mala ortografía. El término carecía una “Y” y no tiene nada que ver con prosa ni poesía.  Es una palabra médica derivada de hematopoyesis del griego hemato, sangre y poiesis, acción, creación.  Absolutamente nada que ver con lo que yo creía y quería.  Hematopoyético es “perteneciente o relativo a la hematopoyesis”  en palabras laicas es la formación de la sangre en la médula de los huesos.

                    No me arredra la inexistencia de hematopoética . Nuestra santa lengua es la sangre de nuestro espíritu y la poesía el estandarte de nuestra existencia.  Como no existe hay que hacerla existir.

                    Antonio Machado, poeta con gotas de sangre jacobina” en sus venas falleció exiliado en territorio fronterizo francés.  Hubiese querido ser enterrado en España lo cual no era posible durante la sangrienta dictadura de Franco. Sus amigos cruzaron de noche la frontera y trajeron puñados de tierra ibera para esparcirlo sobre su cadáver.

                        Eso fue esencialmente hematopoético.

                      Algún tiempo después  Pablo Casals, otro ilustre desterrado  del fascismo vino con su violoncelo a tocar al borde de su sepulcro.

                      Eso fue esencialmente hematopoético.

Crear nuevas palabras es difícil  pero,

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Antonio Machado

 

 

UN SÍNDROME DE DROMEDARIOS

          Los camellos y los dromedarios  son de la misma familia.  Dicen que el camello es un animal que parece haber sido diseñado por un comité.  Sin embargo creo que están algo mejor diseñados que sus primos los dromedarios.  Los dromedarios son originarios de la Arabia  y los camellos de Afganistán por tanto cuando en las traducciones de la Biblia  hablan de camellos debían decir dromedarios.    En cualquier caso, parece que no fué posible que Abraham y los otros patriarcas montaran alguno de tales animales porque según recientes investigaciones arqueológicas  en la época de ellos todavía no había en el área ninguna de ésas bestias ya domesticadas.  Lo interesante es que lo averiguaron analizando huesos de la era del Génesis,  datados con carbono 14.  Lo que encontraron fue que los huesos de los dromedarios de entonces no eran tan gruesos como los de siglos posteriores porque no estaban sometidos al peso de las cargas como los domesticados.

                Aparte de las implicaciones doctrinales bíblicas el hallazgo tiene una buena lección de terapeútica ósea: los ejercicios de resistencia fortalecen los músculos y los huesos. Si quiere fortalecer sus huesos aprenda de los dromedarios.

            La palabra camello viene del latín camelus que se origina a su vez en el arameo gamla.  Dromedario significa camello de carrera y está compuesto de dromos, que significa capaz de correr y el sufijo arius que quiere decir “vendedor de.”  O yo estoy muy equivocado o el que les puso el nombre a los dromedarios vendía  camellos ya que en latín carbonarius es carbonero, ferrarius significa ferretero, y urinarius eran baños públicos que existían en Roma donde cobraban por hacer pipi.

              Dromos es componente de muchas palabras como velódromo, hipódromo, y autódromo.  Antes se usaba aeródromo para aeropuerto.  Existe el nombre pródromo para el que va delante en una carrera pero nunca hubiera pensado que la palabra síndrome, generalmente de uso médico, estuviera compuesta de sin, juntos y dromos para referirse a síntomas que “corren” juntos. Por tanto una carrera de dromedarios podría llamarse un síndrome de dromedarios.

CARDIGANES y REBECAS

                         Me parece que en Cuba les llamaban “suéters de botones”  aunque allí muy raramente se usaran suéters de ninguna clase.  Lo interesante es que una derrota horrenda en una batalla el 25 de octubre de 1854 haya generado dos nombres de prendas de vestir, una famosísima poesía de Tennyson y hasta tal vez el nombre de una ópera muy poco conocida, “Caballería Ligera”  de Franz von Suppe que tiene un argumento banal aún para óperas y está confinada a un justo olvido repertorial con excepción de su obertura que es archifamosa.  Tal vez yo soy el único que lo cree pero habiendo sido compuesta en 1866 es probable que la Carga de la Caballería Ligera en la batalla de Balaclava inspirara el título y nada más que el título. (Al pobre von Suppe sus padres le pusieron  Francesco Ezechiele Ermenegildo Cavalieri Suppé Demelli lo cual además de nombre de pila es una pila de nombres y un verdadero horror para el pobre muchacho que de milagro no se convirtió en asesino en serie.)

                                      El desastre de la Caballería Ligera británica en tal batalla de la guerra de Crimea se debió a un error de comunicación.  De la masacre de ingleses a manos de sus enemigos rusos uno de los pocos sobrevivientes fue el que iba al frente, Lord Cardigan, quien sin su culpa cargó en la dirección equivocada y vestía un suéter de botones que se hizo muy popular en Inglaterra y resultó en el nombre genérico para ese estilo de chaqueta. También los gorros que cubren todo el rostro y el cuello, se llaman balaclavas pero los españoles les dicen pasamontañas.  Los españoles también le dicen a los cardiganes rebecas  por el nombre de una película cuya protagonista aparecía con prendas de ése estilo. El Dicccionario de la Real Academia, con error sexista, define las rebecas como prendas de vestir femeninas ignorando a Lord Cardigan.

                                         Finalmente suéter,  que los españoles llaman jersey se deriva de la palabra inglesa sweater cuya prenda los mexicanos apropiadamente llaman sudadera pero que no es lo que mal llamamos nosotros en otros países suéter,  prendas no  para sudar sino para protegernos del frío.  Claro, más de 300 días al año quien se pusiera un suéter en el Caribe sudaría muchísimo.  Nosotros usamos ropa mucho más ligera que la derrotada caballería y usaríamos balaclavas solamente para ocultar nuestra identidad como los olvidados zapatistas del sur de México.

KEO’S PRAISE OF IDIOCY

Although it is not true that all conservatives are stupid people, it is true that most stupid people are conservative.  John Stuart Mill

Since the majority of people are not stupid most conservatives have always being against truly representative democracy.  However, idiocy per se is not is not the subject of this article. This is only non-scholarly, rambling, probably idiotic,  gossiping about the word idiocy.

About 500 years ago one guy who was anything but stupid or conservative.  Erasmus, published a bestseller that has been translated into English as “The Praise of Folly” although perhaps the title should have been         “The Praise of Idiocy.”

It is a delightful book that evidences the author’s cleverness:  he did not die at the stake because of what he said in that book and in many of his other writings despite being hated equally by Protestants and Catholics who at the time were happily burning to death people for saying the sort of things that he was very vocal about.

The title in Latin was Moriae Encomium, a pun about the name of his good friend Thomas More, since “moros” means stupid in Greek which is the origin of our word moron and several derived from it. The word morose and related terms such as morosity come from the word morosus which in Latin means hard to please.  Now in English morose means having a sullen and gloomy disposition, not being friendly. Therefore if you get a note from a junior high school teacher that your teenager is sometimes a bit morose it does not mean that the kid is acting stupid but that he is a true adolescent

.Although in English moriae always has been rendered as folly, another version of the title by Erasmus himself was, Stultitia Laus which clearly translate as Praise of Idiocy. Only an idiot would give opinions about translations from Greek and Latin despite knowing neither language at all, as I do not, but that is my peculiar nature which is the meaning of idiotes,  a noun that comes from idios which became idiotikos  in Greek and later idioticus in Latin.  In either language that term refers to a layperson, unprofessional,  unskilled;  an ignoramus.  All those adjectives apply to me and to every human being in diverse degrees about multiple disciplines. Like everybody I have lots of idios: I have my idiosyncrasies.  I often use non-idiomatic English and suffered at least  once an idiopatic condition.

Finally, regarding that quote from John Stuart Mill, although I am ultra-liberal that does not make me intelligent but I am a happy person like this Taoistic phrase expresses:

There is the wisdom of the foolish, the subtleity of stupidity  or as Laotse said:

Blessed are the idiots for they are the happiest people on earth.

ORCHÍDEAS y EPÍSTOLAS

Hay un hotel de cinco estrellas en Las Vegas que se esfuerza por complacer los más mínimos deseos de sus clientes, no importa el día o la hora. Cuando una huésped pidió una orchídea a altas horas de la noche, el empleado de guardia con suma celeridad le llevó una caja de Kotex. Sucede que tal empleado era nativo de Turquía donde Orchídea es la marca más popular de ésos productos de higinie femenina hasta tal punto que se ha convertido en su nombre genérico.

La historia de las palabras es fascinante por el número de sorpresas que nos presenta.  Por ejemplo  adefesio  en español significa entre otras cosas una persona o un objeto ridículo, extravagante o muy feo y se originó en el título de una epístola de San Pablo.  Al parecer los efesios le dieron muchos problemas,  inclusive trataron de lincharlo.  Según Corominas adefesio empezó su existencia semántica en el siglo XVI como una frase adverbial para referirse a hacer algo en balde o disparatadamente y decían por ejemplo ¨hablar ad efesios.¨   Pablo claramente pensó que predicarle a ése pueblo era inútil.  Como hemos visto, con el tiempo el significado cambió sustancialmente. En Tabasco, México usan un término “adifeses” posiblemente del mismo origen,que significa hablar o actuar sin orden ni concierto.

Las orquídeas son unas flores bellísimas y deben su nombre a que muchas especies tienen raíces que semejan testículos. Orqui viene del griego orchi que significa testículo.  Curiosamente en la mitología romana había un dios de los infiernos  llamado Orchus y para referirse a algo de su pertenencia decían, por ejemplo “est Orchi thesaurus”  esto es el tesoro o la bóveda de Orchus.  En el juego Dungeons and Dragons hay un personaje llamado Orcus, tal vez es un dragón.

Como hemos hablado del Nuevo Testamento y de testículos usted debe saber que  testículo viene del latín testis+culus. Testis significaba testigo y culus significaba lo que usted se imagina pero también denota un diminutivo.  Por ejemplo opúsculo, del latín opusculum es una obra literaria o artística breve.  Es posible que testículo significara pequeño testigo porque en la antiguedad las mujeres, particularmente en Roma, no contaban para nada.  El testis del Nuevo Testamento se refiere a testigo como en testimonio,  protesta, detesta y otras muchas más.

Un beso en latín era un osculum.  en español un ósculo.  Os quería decir boca por lo que podría pensarse que un osculum  era un besito o un beso en una parte no mencionable del cuerpo humano.

UN PATRONO PARA LOS CHAPARROS

                    La santa madre iglesia católica y romana tiene santos para todos los gustos y colores y patronos para la gama completa de actividades y situaciones pero,  que yo sepa, no para los chaparros.  Por eso yo propongo un candidato idóneo, el eximio Dionisio Exiguo.  Aunque ese casto varón no parece estar registrado en el santoral católico,  ya ha sido canonizado por la iglesia ortodoxa rumana con fiesta el primero de septiembre.  Yo no sé nada sobre derecho canónico pero en aras del ecumenismo lo que es bueno para los rumanos debe también serlo para los romanos.  El asunto es que para ser santo a todo dar el nombre  debe figurar en el santoral católico que es como las grandes ligas de la santidad.

                    Dionisio vivió hace 15 siglos, era bilingüe habiendo traducido libros del griego al latín y del latín al griego pero sobretodo es conocido por haber inventado la enumeración de los años a partir del nacimiento de Cristo lo que se llama el Anno Domini.  Antes de Dionisio había un desmadre de sistemas y predominaba usar como punto de partida la fundación de Roma.  Bajo tal sistema hoy estaríamos en el año 2768 AUC  (ab urbe condita esto es desde la fundación de la ciudad).

                       Hay quien dice que Dionisio se autodenominó Exiguus como gesto de humildad monástica no porque fuera pequeño.  Es de dudar, en el Diccionario Oxford de latín la primera acepción de exiguus es de escasa estatura.  Hay otras cinco definiciones pero ninguna que tenga que ver con humildad. Además los franceses, que todo lo saben, le llaman Denys le petit. De modo que no hay más que hablar, Dionisio era chaparro,  era un retaco, era como decíamos en Cuba un patato, un remache.

                          Lo que es impresionante es la parentela léxica de exiguus.  Por ejemplo exigo se las trae, tiene como 23 significados en latín desde divorciar a una mujer hasta cobrar una deuda.  La palabra exacto es el participio pasivo de exigere que proviene de exigo.   También de exigo, exactor – que no es lo mismo que ex-actor, significa un cobrador particularmente de impuestos. Un exactor es también un sacabullas, un gorila, lo que en inglés llaman bouncer.

                             Finalmente,  otro vástago de exigo, exigente de exigere, en español significa exigir con demasía pero en inglés significa primordialmente acción apremiante aunque secundariamente tiene significado parecido al español.

                             Regresando a Dionisio,  el Papa Francisco, que parece buena gente, debe tomar en cuenta que un santoral como el católico con santos tan ridículos como San Pascual Bailón y San Simón Estilita tiene espacio de sobra para un varón erudito, virtuoso y morigerado como Dionisio,  debe elevarlo a los altares como patrono de los chaparros.