UN PATRONO PARA LOS CHAPARROS

                    La santa madre iglesia católica y romana tiene santos para todos los gustos y colores y patronos para la gama completa de actividades y situaciones pero,  que yo sepa, no para los chaparros.  Por eso yo propongo un candidato idóneo, el eximio Dionisio Exiguo.  Aunque ese casto varón no parece estar registrado en el santoral católico,  ya ha sido canonizado por la iglesia ortodoxa rumana con fiesta el primero de septiembre.  Yo no sé nada sobre derecho canónico pero en aras del ecumenismo lo que es bueno para los rumanos debe también serlo para los romanos.  El asunto es que para ser santo a todo dar el nombre  debe figurar en el santoral católico que es como las grandes ligas de la santidad.

                    Dionisio vivió hace 15 siglos, era bilingüe habiendo traducido libros del griego al latín y del latín al griego pero sobretodo es conocido por haber inventado la enumeración de los años a partir del nacimiento de Cristo lo que se llama el Anno Domini.  Antes de Dionisio había un desmadre de sistemas y predominaba usar como punto de partida la fundación de Roma.  Bajo tal sistema hoy estaríamos en el año 2768 AUC  (ab urbe condita esto es desde la fundación de la ciudad).

                       Hay quien dice que Dionisio se autodenominó Exiguus como gesto de humildad monástica no porque fuera pequeño.  Es de dudar, en el Diccionario Oxford de latín la primera acepción de exiguus es de escasa estatura.  Hay otras cinco definiciones pero ninguna que tenga que ver con humildad. Además los franceses, que todo lo saben, le llaman Denys le petit. De modo que no hay más que hablar, Dionisio era chaparro,  era un retaco, era como decíamos en Cuba un patato, un remache.

                          Lo que es impresionante es la parentela léxica de exiguus.  Por ejemplo exigo se las trae, tiene como 23 significados en latín desde divorciar a una mujer hasta cobrar una deuda.  La palabra exacto es el participio pasivo de exigere que proviene de exigo.   También de exigo, exactor – que no es lo mismo que ex-actor, significa un cobrador particularmente de impuestos. Un exactor es también un sacabullas, un gorila, lo que en inglés llaman bouncer.

                             Finalmente,  otro vástago de exigo, exigente de exigere, en español significa exigir con demasía pero en inglés significa primordialmente acción apremiante aunque secundariamente tiene significado parecido al español.

                             Regresando a Dionisio,  el Papa Francisco, que parece buena gente, debe tomar en cuenta que un santoral como el católico con santos tan ridículos como San Pascual Bailón y San Simón Estilita tiene espacio de sobra para un varón erudito, virtuoso y morigerado como Dionisio,  debe elevarlo a los altares como patrono de los chaparros.

Anuncios

UN PLANETA CHAPARRO

       Que tenía buena mano para atrapar hombres ricos fué virtud innegable de Jacqueline Kennedy pero decir que tal talento lo adquirió por haber nacido bajo la influencia del planeta Plutón, como han dicho algunos astrólogos, es ridículamente absurdo.  A Plutón lo descubrieron en 1930 y ella nació en 1929.  Al planetito le pusieron Plutón porque una niña de nueve años, Venetia Burney, se lo sugirió a su abuelo, un profesor de astronomía.  El abuelo lo propuso a la organización que se dedica a bautizar planetas y fué aceptado.  Si a la niña se le hubiera ocurrido el nombre de la diosa Ceres entonces Jacqueline podría haberse casado con el gerente de la empresa Kelloggs…

          Además en la mitología greco-romana  Plutón no era solamente el dios de la riqueza sino principalmente el soberano de los infiernos.  De acuerdo con la astrología eso explicaría por qué cientos de mujeres alrededor del mundo que nacieron al mismo momento que la Kennedy hayan tenido vidas infernales.

           Plutón, ahora ni siquiera considerado un planeta, está a una distancia increíble de nosotros;  a la sonda espacial le tomó más de nueve años llegar allí viajando a velocidades supersónicas. Es increíble que alguien se atreva a decir que tal planetillo insignificante pueda tener influencia sobre vidas terrestres.

             El problema semántico plutoniano es culpa de las veleidades de la etimología.  Al igual que Plutón la palabra plutocracia, el gobierno de los ricos, viene del griego ploutos que significa riqueza más kratos que significa poder.  Los griegos, sabiamente, asociaron la riqueza con los infiernos.  Jesucristo compartía esa opinión.  El adjetivo en inglés plutonian, en español plutónico, quiere decir infernal. De todos los nombres oriundos de ploutos el más idóneo es el de plutonio, un elemento químico radioactivo usado en las infernales bombas nucleares, infames desde la segunda guerra mundial. Sin embargo la palabra española plúteo, que hasta hoy nunca había conocido, no tiene nada que ver con Plutón, viene del latín pluteus y se refiere a cada una de las tablas de un estante de libros.  De ahora en adelante para parecer erudito voy a decir frases como tengo tres plúteos de libros sobre etimología.

               La etimología es interesante en parte por ser veleidosa por eso usted debe tener en cuenta que velleity veleidad a pesar de provenir ambas de velleitas en latín no tienen exactamente el mismo significado en inglés y en español.

BREVES Y CHAPARROS

                    En el bachillerato aprendí que Carlos Martel , el Martillo, derrotó a los invasores musulmanes decisivamente en la batalla de Tours en 732 A.D.  Yo creo que los sarracenos fueron derrotados porque su general fué el Emir Abdul Rahman Al Ghafiqi Abd al Rahman y sus capitanes perdían mucho tiempo diciendo su nombre para transmitir sus órdenes mientras que los francos solamente necesitaban decir, por ejemplo: El Martillo manda que ataquen ¡coño!  En batallas la rapidez de las comunicaciones es decisiva.

                       La palabra turismo, derivada de tour la tomamos del inglés que a su vez la había tomado del francés.  Parece que Martel los enfrentó en ese campo de batalla para decirles, gracias por la visita pero no los queremos ni de turistas.

                       De Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel,  sólo me acordaba el nombre que yo pensaba se debía a que era muy lacónico pero ahora me he enterado que se lo pusieron por ser chaparrito;  era lo que en Cuba llamamos un retaco.  Se casó con Bertrada de Laon llamada  “la del pie grande”  pues tenía una pata mayor que la otra.  Tal vez le decían “la Breva”  pero no lo creo ya que el tabaco no se introdujo en Europa hasta muchos siglos después.

                       En el latín medieval era correcto llamarle a un chaparro “breve.”  Aún en el latín clásico era apropiado,. he encontrado una cita de Cicerón  diciendo “brevier ipse quam testis.”  Como no se latín ignoro si se refería a un individuo en particular o a una parte particular de un individuo.  Igualmente hallé una de Suetonio hablando de una doncella que se convirtió de chaparrita en chaparrito.  Parece que la ciencia romana estaba muy avanzada.

                         Que yo sepa, en español ni ahora ni nunca breve ha significado chaparro.  Por lo tanto nosotros como defensores  que somos de la pureza prístina de nuestra santa lengua debemos protestar airadamente y demandar que en lo adelante se le conozca como Pipino el Chaparro aunque implique la ruptura de relaciones diplomáticas y comerciales entre todos nuestros países con Francia y otras naciones de la francofonía.

                             En inglés muy sabiamente le llaman Pepin the Short aunque pudiesen haberle puesto Pepin the Brief ya que brief viene del latín “brevis” al igual que breve en español.  Tanto el plural de short como el de brief significa calzoncillos lo que no es de extrañar de un idioma que llama fly tanto a la mosca como a la portañuela.

                              Próximamente relataré la historia de otro eminente chaparro, Dionisio el Exiguo a quien trataré con sumo respeto porque creo que hasta santo es.

INSINUACIONES REDUNDANTES

INSINUACIONES REDUNDANTES

                La fiebre ondulante es otro nombre para la bruselosis, enfermedad bacterial que ataca principalmente al ganado y a veces a los humanos.  Darle dos nombres a la misma enfermedad parece redundante pero en esta instancia es apropiado ya que ondulante y redundante no solamente riman sino que ambas tienen que ver con la palabra latina unda que significa onda y por extensión agua.

                   La brucelosis es una mala onda.  No es por eso que la llaman fiebre ondulante sino porque tal fiebre sube y baja como las olas del mar.  Las palabras abundancia e inundación y muchas otras como el nombre Ondina tienen por un lado u otro su unda latina.

                    El inglés es superabundante en palabras undinas.  Por ejemplo surround y muchas otras muy similares a sus equivalentes en español.

                       La ciudad de Seattle donde vivo está en el Puget Sound, la Ensenada de Puget.  La muy polisémica palabra sound tiene diversas etimologías para sus diferentes significados. En este caso viene de sub más undaliteralmente, debajo de las olas.  En cambio, el término ensenada está relacionado con insinuación que la Real Academia define como en forma de seno (sinu en latín) y como parte del mar que entra en la tierra.  Las palabras insinuar y sinuoso llevan en su seno aI sinu que en latín significa vuelta, curva, cavidad, doblez por éso es natural que la matriz de los mamíferos se llame seno. la conexión es menos clara con respecto a los pechos de las mujeres.  En su infinita sabiduría la Real Academia (4) dice que seno es el espacio o hueco que queda entre el vestido y el pecho.  De la manera que se visten y se han vestido siempre muchas mujeres no existe tal espacio.

                            Hombres y mujeres tenemos muchos senos en nuestros cuerpos. Tan sólo en el cráneo tenemos cuatro distintos que reciben el nombre original de sinuses que a veces nos dan la enfermedad llamada sinusitis.  El significado coloquial de insinuar, dar a entender el deseo de relaciones amorosas, es algo que ya no practico por los efectos de la medicina contra el cáncer de próstata que me injectan, Lupron.  Pero no me quejo, la alternativa sería mucho peor.

                            Finalmente, en mi juventud los senos que me acarrearon más dificultades fueron los matemáticos no los amorosos pero ésos senos resultaron de una mala traducción desde el idioma árabe.  Conjuntamente con los cosenos son para mí sólo malos recuerdos…

EL OMBLIGO DE ADÁN

                        Podría emular a Fray Luis de León al regreso de su encuentro con la Inquisición y escribir,  “como decíamos ayer” pero  mi ausencia del blog  no ha tenido  raíces teológicas. Se ha debido a problemas de salud por un cáncer de próstata que al parecer ha sido controlado debidamente aunque continúan infusionándome trimestralmente con un medicamento llamado Luprón.

Infusion en inglés no es lo mismo que infusión en nuestra santa lengua, quiere decir inyección simple y llanamente. Ambas palabras provienen del latín “infusio”  pero el significado inglés es mas fiel al original latino. Aunque en inglés existe la palabra injection  decirle infusion suena más científico y pueden cobrar más. El departamento de la clínica donde me pinchan periódicamente se llama de Apheresis cuyo nombre no tiene ni remotamente un significado parecido a nuestra gramatical palabra aféresis a pesar de tener el mismo origen. Por mi carencia de ciencia etimológica infusa con respecto al idioma griego no tengo opinión sobre la relativa fidelidad al significado original.

El Luprón como todas la medicinas tiene efectos intencionales y efectos secundarios. El efecto intencional del Luprón es la supresión total de la testosterona.   Dicho resultado me ha suscitado una meditación sobre el ombligo de Adán. En inglés hay la palabra prelapsarian que no parece tener equivalencia en español por un par de razones. Primero porque no sirve para nada y segundo porque en español un lapsus es algo mucho menos serio que el pecado original . Hablar de la situación de nuestros primeros padres “prelapsus” suena ridículo a la luz de los resultados de haber mordido la manzana.  Según los teólogos nosotros los hijos de Eva pecamos por culpa de haber heredado el pecado original por lo tanto, por definición, Adan y Eva, además de no tener ombligo, no podían pecar.

En general las tendencias prelapsarians de Adán , en lo que toca a pecados carnales, equivalen a mis inclinaciones post-Luprón; ahora soy más casto que San José…

NAMING UNPLEASANT CREATURES

      After I purchased an audio course named “The Secret Lives of Words” it was sent to me by mail. Unfortunately the package was stolen off my porch. Fortunately a Good Samaritan found the opened parcel eight blocks away and was kind enough to bring it back to me with this note: Clearly the thief was not interested in higher learning.”  I feel sorry for that person not interested in the pleasure of learning about words that has given me so much joy for many years. Digging into the past and present of words, besides being as entertaining as  gossiping, is an excellent method of improving our vocabulary.

        The method, fun and interesting, requires that every time we find an unfamiliar term that we research everything possible about it particularly its history.  It is called Not Leaving a Word Behind. It does not require the scientific aspect of etymology, it is fun, interesting and accessible to everybody.

For instance, I just came across an article about the mosquito being the most dangerous animal on earth; a killer responsible for millions of deaths yearly for thousands of years.  Of the more than 3,000 species of mosquitoes created,  nobody knows why,  by the Intelligent Designer the most infamous are the Aedes, responsible for the yellow fever and the Anopheles that carries the malaria microbe.  How the entomologists came up with those names? Well in Greek hedos means pleasure,  for that reason hedos gave us the word hedonism.  How it went from hedos  to edes I do not know but they arrived at the name of that unpleasant beast by naming it A-edes which means non-edes therefore distasteful,not a pleasure at all.

You will be delighted to know that the word aedeagus, found right next to Aedes in the Websters Unabridged is defined very chastely as the intromittent organ of a male insect. Since male mosquitoes do not bite I suspected that the said intromission apparatus was not for feeding but was located at a different end of the male mosquito. I found the word intromittent defined less euphemistically as adapted for or functioning in intromission – used of the copulatory organ of an animal.  Although we human beings are animals intromittent is not ever applied to that appendage of our masculine bodies.  Instead in medical terminology it is referred to as priapus and names conditions such as priapism and priapitis. The name is due to the Roman and Greek god Priapus who was represented with a gigantic aedeagus  which makes priapus an eponym more often than not inappropriate. Nevertheless for medical uses a diagnostic of intromittentism or intromittentitis would be cumbersome and not sufficiently scientific-sounding so let the good doctors continue to use priapus.

But what about the Anopheles?  In this monsters case the word chosen was opheles that means advantage, help. Preceded by An that  means no, it becomes no-advantage. Because if you are attacked by a loaded Anopheles you will have no advantage and will need lots of help.

In looking for Anopheles  in the dictionary I came across the nearby term ophelimity a word that means helpful or useful but do not bother to try to remember it because is totally useless.  I resent that Shakespeare neglected to use ophelimity in Hamlet therefore making it forever useless.

Last in this mosquito trajectory is the word canape. While you probably have eaten canapes even while sitting on a canape, it is possible that you do not know that a canape was originally a couch with a canopy.  Canape comes from the Latin canapeum, a mosquito net.  Those Romans so inclined to reclining on couches eating delicacies took the name from the Greek  konopeon.  As you know, those Greeks have a language that is Greek for the rest of us and gave the mosquitoes a weird name, konops.  However it was the French who named those appetizers canapes which is not logical at all while it does make sense that the English word canopy came from canapeum.

Problemas con PED

La plaga de curas pedófilos y de obispos encubridores me ha llevado a analizar pedánticamente la raíz ped. Con el propósito de aumentar el caudal léxico es siempre recomendable estudiar los componentes de las palabras a la luz de sus orígenes, en nuestro caso, mayormente, griego y latín.  En su vocabulario el inglés es una lengua casi tan latina como la nuestra de modo que los hispano-hablantes que no sepan inglés poseen una base amplia del vocabulario de ése idioma siempre que tengan en cuenta que origen común no implica siempre igualdad de significado actual. La mayoría de las palabras de la familia ped tienen significados iguales o parecidos en inglés.

Si no podemos basarnos exclusivamente en prefijos y en formas combinatorias es porque de vez en cuando como sucede con ped,  el mismo prefijo existe en latín, pie y en griego, niño. Muchos de los curas pedófilos eran también pedagogos y por tanto doblemente peligrosos para las víctimas inocentes de sus pedestres vicios.

Como pedo en latín significa pie y philo amar en griego se puede creer que un cura pedófilo es un amante de los pies aunque sabemos que los desordenados apetitos clericales están enfocados a partes corporales generalmente singulares y situadas más al norte en los sujetos del afecto ilícito de ésos degenerados.  Sin embargo, ninguna persona sensata pudiera pensar que ser pedófilo es ser aficionado a inhalar gases intestinales aunque una tendencia paralela, la escatofagia, tiene un puesto en los anales de la perversidad gustatoria del género humano.

Una palabra increíblemente derivada de ped en latín es pezón la cual viene de pecciolus que surgió de pediciolus, piecesito.  El peciolo, en inglés petiole, es el tallito de las hojas, por supuesto, es también llamado el pezón.

En inglés pezón es nipple que me suena horripilante porque en Cuba, por influencia del inglés, llamábamos niple a una pieza corta de tubería.  De todas maneras, aún nipple es infinitamente superior a la palabra alemana para pezón, brustwarze, esto es ¡verruga de la teta!  No en balde el emperador Carlos V tenía tan mala opinión del idioma alemán a pesar de haber sido la lengua de sus ancestros paternales.